COMO EL SUFRIMIENTO NOS LLEVA A LAS ADICCIONES

imagenes-paisajes  de otoño-d7Vivimos muchas adicciones sin tener conciencia de que somos adictos. Cada uno de nosotros conoce muchas adicciones de los demás pero es mas dificil observar las adicciones propias. Hay adicciones que nos destruyen físicamente, otras nos destruyen a nivel mental, otras nos complican nuestras vidas, otras nos ayudan en el dia a dia siendo las más dificiles de detectar.

Hay una manera de observarse a si mismo para detectar que vives adicciones. Son comportamientos dirigidos por la necesidad. Adicciones como la responsabilidad, el orden, el control, la afectividad, el éxito y otras que nos ayudan en nuestra vida hay que preguntarse puedo vivir igual sin la responsabilidad, sin el orden, sin el control, sin la afectividad, sin el éxito. Si tu respuesta es que es imposible porque tu vida se convertiría en un sufrimiento continuo es que eres adicto. Tienes la necesidad de esos comportamientos porque produces ansiedad permitiendo el sufrimiento y a través de los comportamientos con responsabilidad, con orden, con control, con afectividad, con éxito y otros es como dejas de sufrir.

Todos nuestros comportamientos dirigidos por la necesidad que eliminan el sufrimiento, nos permiten descargar la ansiedad producida, pero nos llevan a la adicción entendida como comportamientos que cada vez frecuentamos más hasta que llega un punto de no retorno, no puedes comportarte de otra manera y menos de la manera contraria irresponsabilidad, desorden, descontrol, sin afectividad, sin éxito. Si comparas estas adicciones difíciles de objetivar con otras que nos complican la vida como adicción al gimnasio, Internet, la imagen física y otras, observa que el patrón es el mismo. Comienzas por ir al gimnasio, Internet, estar pendiente de tu imagen porque te entretienes y dejas de sufrir, descargas la tensión que tenías viendo un beneficio inicial, después vas incrementando la frecuencia del gimnasio, Internet, de tu imagen y otras porque se mantiene el beneficio con distracción de la mente y dejas de sufrir descargando la ansiedad producida. Llega un punto en que no puedes incrementar más la frecuencia del gimnasio, Internet, la imagen física y otras porque afecta a tu vida en la familia, trabajo, relaciones sociales y comienzas a darte cuenta que no tienes retorno porque ahora el sufrimiento esta en el comportamiento adictivo gimnasio, Internet, imagen física y otros porque esta afectando a tu vida familiar, personal, social, laboral pero tampoco puedes dejar el gimnasio, Internet, tu imagen física y otros porque el sufrimiento es mayor y la ansiedad te desborda perdiendo el control de tu comportamiento dirigido por la necesidad. No solo no puedes disminuir la frecuencia del gimnasio, Internet, la imagen física y otros, dejarlo te parece imposible porque el sufrimiento sería tan alto que te desborda a nivel físico y mental con obsesión, fobia, crisis de ansiedad, depresión.

Este mismo patrón se produce en las adicciones que nos destruyen a nivel físico y mental como el alcoholismo, drogas de diseño, ludopatia, pederastia, violencia. Se entra inicialmente para entretener la mente con el beneficio de dejar de sufrir, descargar la ansiedad producida y se va incrementando cada vez mas la adicción convencidos que uno controla el comportamiento y le va bien para relajarse, eliminar la tensión, el estrés que lleva acumulado. Estas adicciones al entrar en conflicto con nuestras vidas en la familia, trabajo, sociedad suelen estar escondidas pero con el paso del tiempo se llega al punto de no retorno, se va incrementando su frecuencia y comienza a afectar a tu vida familiar, social, laboral con el consiguiente rechazo del entorno. La situación es la misma te encuentras atrapado en la adicción, no puedes disminuir la frecuencia porque la ansiedad, sufrimiento no desaparecen pero tampoco puedes dejarlo, te parece imposible porque el sufrimiento es tan alto que te desborda a nivel físico y mental con obsesiones, fobias, crisis de ansiedad, depresiones.

Si analizamos los 3 grandes grupos de adicciones, las que nos destruyen a nivel físico y mental, las que nos complican nuestras vidas y las que nos ayudan en el día a día. Todas acaban en un punto de no retorno donde no puedes disminuir su frecuencia ni puedes dejarlo. En todas interviene el sufrimiento, ansiedad producida que inicialmente te hace entrar en el comportamiento adictivo pero que acaba por convertirse en una adicción. Si el punto común denominador de todas las adicciones es el sufrimiento con que vivimos cada día nuestras vidas, ansiedad producida, hay que abrir nuestra consciencia hacia no aceptar el sufrimiento, ansiedad producida como natural si no como enfermedad que se puede diagnosticar y curar. Si dejamos de sufrir en nuestras vidas cotidianas, no producimos ansiedad, no aparecen comportamientos de necesidad para liberarnos del sufrimiento, ansiedad producida y no entramos en adicciones. Se puede beber alcohol, jugar en casinos, maquinas tragaperrras, bingos, se puede tomar drogas de diseño, sentir deseos sexuales con niños, deseos de violencia desde el no sufrimiento, generando comportamientos mal vistos por la sociedad con la tendencia a esconderlos pero que no generan adicción y destrucción a nivel físico y mental. Puedes disminuir su frecuencia y puedes dejarlo porque no hay sufrimiento. La curiosidad, ganas de experimentar algo nuevo llega un momento que cansa, desaparece.